Poema Fraternal – Rudyard Kipling

Hermanos:

cuando vayan mal las cosas

como a veces suelen ir;

cuando ofrezca tu camino

sólo cuestas que subir;
cuando tengas poco haber

pero mucho que pagar;

y precises sonreir

aún teniendo que llorar;
cuando el dolor te agobie

y no puedas ya sufrir…

descansar, acaso debes,

¡pero nunca desistir!
Tras las sombras de la duda,

ya plateadas, ya sombrías,

puede bien surgir el triunfo,

no el fracaso que temías.
Y no es dable a tu ignorancia

figurarte cual cercano

puede estar el bien que anhelas

y que juzgas tan lejano.
Lucha pues por más que tengas

en la brega que sufrir

cuando esté peor todo. Hermano

¡Más debemos insistir!